El seguimiento de la vasculitis podría mejorar a través de nuevos avances en el uso de los sistemas de imagen molecular, según informa el Gobierno de Cantabria en relación a un estudio realizado por los Servicios de Medicina Nuclear y Reumatología del Hospital de Valdecilla. La investigación muestra el impacto de los sistemas de imagen molecular en el manejo terapéutico y el seguimiento de los pacientes a nivel clínico y asistencial.

María Isabel Martínez, especialista del servicio de medicina nuclear que ha liderado el trabajo, explica que la tomografía de emisión de positrones (PET) es idónea para diagnosticar distintas vasculitis a pacientes con “pobre respuesta clínica” o a aquellos pacientes con sospecha de recaída tras la reducción o suspensión de la terapia.

Los investigadores han evaluado a 37 pacientes con vasculitis mediante PET. Los resultados sugerían que se cambiase de terapia a 21 de los 23 pacientes que estaban siendo tratados y que se iniciase el tratamiento de 12 de los 14 restantes. El Gobierno de Cantabria puntualiza que el diagnóstico suele suponer un reto para los profesionales sanitarios debido a que los pacientes pueden presentar manifestaciones clínicas y analíticas poco específicas.

Por otra parte, los autores han recalcado que muchas de las técnicas de imagen que se utilizan no detectan alteraciones debido a que la obstrucción o la dilatación de los vasos sanguíneos se produce de manera tardía en el desarrollo de la patología. Por eso, es necesario realizar nuevos métodos de diagnóstico y de seguimiento que sean precisos como la imagen molecular del PET para diagnosticar la inflamación de vasos sanguíneos de medio y de gran calibre en los cambios estructurales arteriales.

La evaluación a través del PET revela que la afectación vascular en algunos tipos de vasculitis es más común de lo que se pensaba. Asimismo, esta técnica permite realizar una valoración inicial de la respuesta al tratamiento, tal y como ha informado el Gobierno de Cantabria. Se desconoce la incidencia y prevalencia de la vasculitis debido a la dificultad en el diagnóstico, motivo por el que es importante mejorar las técnicas de detección de esta enfermedad, informan los expertos.