Según informa el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la ministra en funciones Fátima Báñez, ha sido la encargada de inaugurar este evento, organizado por el propio ministerio, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“La Conferencia que hoy inauguramos permitirá actualizar el estado de la protección radiológica en Medicina a través de una adecuada revisión, evaluación y control de las medidas”, dijo Báñez durante la inauguración, en la que también intervino el presidente del CSN, Fernando Martí.

En este evento, se están evaluando las acciones acordadas en la Convocatoria de Bonn para la Acción. Esa llamada surgió de la conferencia internacional organizada en el año 2012 por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) en la ciudad alemana de Bonn.

De esa reunión surgieron 10 acciones prioritarias para mejorar la protección radiológica en medicina. Entre ellas se incluía la mejora de la justificación de los procedimientos radiológicos y la optimización de la protección en los usos médicos de radiaciones ionizantes.

También se hablaba de reforzar la contribución de los fabricantes a la seguridad radiológica y la educación y entrenamiento de los profesionales de la salud, además de promover una agenda estratégica de investigación en radioprotección en Medicina.

Igualmente, se planteó mejorar la recolección de datos sobre exposiciones a radiación de pacientes y trabajadores de la salud y la prevención primaria de incidentes y eventos adversos, reforzar la cultura de la radioprotección en el sector Salud, fomentar el diálogo riesgo-beneficio en los usos médicos de las radiaciones ionizantes y reforzar la implementación de los requerimientos de seguridad (BSS) a nivel mundial.

Abordaje integral

Durante su intervención, la ministra valoró el abordaje de la protección radiológica desde una perspectiva integral que plantean estas acciones. Asimismo, subrayó la importancia de la convergencia de un marco común a través de pautas comunes, como son las Normas básicas internacionales de seguridad del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Del mismo modo, destacó el papel de cooperación entre países y la cultura de la evaluación como pilares de la mejora y modernización del Sistema Nacional de Salud; un reto en el que ha venido trabajando en los últimos años el Ministerio de Sanidad, que “prestará mucha atención” a las conclusiones.

Por su parte, Martí recalcó la importancia de la cooperación internacional para promocionar el uso seguro de las radiaciones en el campo médico y para hacer frente al reto que supone la rápida evolución de usos y equipamientos, lo que hace aumentar el número de procedimientos médicos y profesionales involucrados en radiaciones ionizantes.