Radiografía en color de una muñeca.

Las radiografías en color no han sido más que una quimera ansiada por científicos en busca de imágenes diagnósticas más precisas. Hasta ahora. Una empresa de Nueva Zelanda ha diseñado un dispositivo para escanear con rayos X un ser humano y obtener imágenes en color. Así lo anunció en su momento el CERN, donde se desarrolló la tecnología en la que se basa este escáner para realizar radiografías en color.

En concreto, el escáner desarrollado por la compañía MARS Biomaging utiliza Medipix3, “el chip más avanzado disponible en la actualidad” para el procesamiento de imágenes y detección de partículas. Los profesores Phil y Anthony Butler, de las universidades de Canterbury y Otago, trabajaron durante una década en el producto, que combina la información espectroscópica generada por el detector habilitado por Medipix3 con potentes algoritmos para generar imágenes 3D.

Tal y como explicó el CERN, “los colores representan diferentes niveles de energía de los fotones de rayos X registrados por el detector”. Por lo tanto, identifican diferentes componentes de las partes del cuerpo. Por ejemplo, grasa, agua, calcio y marcadores de enfermedades.

En julio, por primera vez se escaneó un cuerpo humano usando este sistema para obtener radiografías en color. En ese momento, se anunció la puesta en marcha en los meses siguientes de un ensayo clínico con pacientes ortopédicos y reumatológicos. “Las aplicaciones de la vida real como esta alimentan nuestros esfuerzos para llegar aún más lejos”, señaló Aurélie Pezous, CERN Knowledge Transfer Officer.

La empresa que comercializa el escáner que hace radiografías en color es MARS Bioimaging. Fundada en 2007, cuenta con un equipo interdisciplinar de investigación y desarrollo. Forman parte de él físicos, radiólogos, ingenieros, informáticos, cirujanos, matemáticos, biólogos e investigadores del cáncer. Tiene sedes en Nueva Zelanda y Estados Unidos.