“Acorta también la duración de las pruebas, por lo que durante el tiempo que antes se atendía a 2 personas ahora podrán pasar al menos 5”, señaló la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega, durante una visita a las nuevas instalaciones.

Esta nueva sala de radiología digital necesita también menor intervención por parte del operador; todo hace que reduzca las esperas.

Llamada Carestream DRX Ascend, la nueva tecnología incorpora 2 detectores digitales extraíbles que permiten reducir a la mitad las dosis de radiación a las que se somenten los pacientes. Los aparatos han costado 138.500 euros, a los que hay que sumar 30.000 euros invertidos en la ejecución de la obra necesaria para instalarlos.

“Nuestros radiólogos contarán con unas imágenes diagnósticas más contrastadas, lo que facilita la detección de posibles enfermedades o lesiones. Además, se mejora el acceso a esta máquina de las personas encamadas o con problemas de movilidad”, destacó la representante de la Junta.

La nueva sala de radiología digital facilita también el trabajo de los técnicos gracias a una tecnología denominada Techvision, que ofrece la posibilidad de estar más cerca de los pacientes durante las pruebas diagnósticas e incorpora una pantalla táctil en color que permite visualizar los resultados en la misma sala de exploración.