La nueva sala de resonancias magnéticas nucleares del Hospital Universitario Insular – Materno Infantil de Las Palmas de Gran Canaria va a acoger unas 4.500 pruebas al mes. Desde este mes, da servicio a los niños ingresados en el centro, así como a las pacientes del área tocoginecológica, según ha informado el servicio de radiología del complejo hospitalario.

Tal y como recoge la agencia EFE, la sala de resonancias magnéticas nucleares se ha dotado con equipamiento valorado en 1,5 millones de euros. La maquinaria funciona en horario de mañana y tarde, así como los fines de semana, desde principios de mes, cuando las instalaciones fueron inauguradas por el consejero de Sanidad de Canarias, José Manuel Baltar, y el presidente de la comunidad, Fernando Clavijo.

“Cuando uno pone al paciente en el centro del sistema, las cosas van saliendo bien”, señaló el presidente tras visitar la sala de resonancias magnéticas nucleares, que en su opinión “mejorará la calidad de la sanidad y reducirá las listas de espera, además de suponer un entorno amable para los más menudos”.

En ese sentido, el consejero de Sanidad explicó que estas instalaciones van a evitar que los menores tengan a desplazarse a centros de adultos para someterse a resonancias magnéticas nucleares, además de permitir a las embarazadas acceder al servicio en el mismo hospital, evitando en este caso también traslados de pacientes.

Por otro lado, Baltar apuntó que después del primer Interterritorial de Sanidad quedó sobre la mesa “un Consejo exclusivo de financiación sanitaria en el que participe también la Consejería de Hacienda”. Asimismo, exigió al Gobierno estatal que trabaje para “solucionar las dificultades” para la cobertura de las plazas de especialistas de las islas.