Así mismo, el nuevo tomógrafo de coherencia óptica “servirá para ampliar el estudio de patologías oculares que hasta ahora no se podían llevar a cabo en el centro”. Esta tecnología de diagnóstico por imagen dará servicio a unos 2.000 pacientes anuales, lo que supone el 40% de todos los atendidos en el área de oftalmología.

“Con la adquisición de este equipamiento se continúa avanzando en el modelo de alta resolución, cuyo objetivo prioritario es el acercamiento a la ciudadanía de los procedimientos diagnósticos y quirúrgicos más comunes”, explica el director del centro, Félix Hoyo. Entre otras ventajas, el tomógrafo de coherencia óptica ofrece sencillez y rapidez.

La prueba “finaliza en unos pocos minutos, sin efectos secundarios ni apenas molestias para el paciente, que no tiene que someterse a dilatación previa de la pupila, ni a ayuno u otro tipo de preparación”, reiteran los expertos, cuyo tomógrafo de coherencia óptica ha requerido una inversión de 37.500 euros por parte de la Junta de Andalucía.