Un nuevo umbral de proteína betaamiloide se ha establecido como marcador de alzhéimer en un estudio de BBRC y la Fundación Pasqual Maragall.

Un nuevo umbral de proteína betaamiloide se ha establecido como marcador de alzhéimer. En concreto, se ha reducido el umbral de acumulación a partir de un estudio de investigadores del Barcelonaβeta Brain Research Center (BBRC) y el centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall. Esto supone que mayor número de personas podrán beneficiarse del tratamiento preventivo. Los resultados se han publicado en Alzheimer’s Research and Therapy.

“El nuevo valor que hemos establecido permitirá detectar a personas que estén en fases muy incipientes de la acumulación anormal de proteína amiloide y ofrecerles la oportunidad de participar en programas de investigación de prevención”, señala Juan Domingo Gispert, responsable del grupo de Neuroimagen del BBRC.

El alzhéimer está asociado a acumulación de placas de proteína betaamiloide en el cerebro. Esas placas pueden empezar a acumularse hasta 2 décadas antes de que aparezcan los primeros síntomas. Esto no implica que las personas con placas vayan a desarrollar alzhéimer, pero aumenta las probabilidades. Para medir la acumulación, se utilizan 2 técnicas. Por un lado, el análisis del líquido cefalorraquídeo. Por otro, la tomografía de emisión de positrones (PET).

Nuevo método para un nuevo umbral de proteína betaamiloide

Para establecer el nuevo umbral de proteína betaamiloide, el equipo liderado por Gispert y José Luis Molinuevo utilizaron un nuevo método, llamado escala centiloid, para medir la acumulación mediante PET. Los resultados se compararon con otros indicadores del líquido cefalorraquídeo. “Hemos visto de forma cuantitativa, objetiva y precisa que es posible detectar patología sutil de amiloide mediante PET a unos valores mucho más bajos de lo que estaba establecido”, asegura Gispert.

“El gran valor añadido de este estudio es que lo hemos realizado, por primera vez a nivel mundial, evaluando la concentración de proteína amiloide en personas sin alteraciones cognitivas, pero con factores de riesgo de desarrollar alzhéimer, y en personas con demencia”, destaca Molinuevo, director científico del Programa de Prevención del Alzheimer del BBRC.

En concreto, el estudio determina que un valor alrededor de 12 en la escala centiloid indica una patología incipiente de amiloide. Hasta el momento, un especialista en Medicina Nuclear realizaba la determinación a partir de una lectura visual del PET. Traducida a la escala centiloid, esa determinación visual solía arrojar un valor situado en torno a 30. En él han participado 205 personas sin alteraciones cognitivas procedentes del estudio Alfa y 311 del Alzheimer’s Disease Neuroimaging Initiative (ADNI).

Objetivo del estudio

Las pruebas PET del estudio Alfa se realizaon en el Hospital Clínic de Barcelona con un trazador cedido por GE Healthcare. Por su parte, el análisis de la proteína betaamiloide en líquido cefalorraquídeo se realizó con kits facilitados por Roche Diagnostics. En la investigación también han participado investigadores del Sahlgrenska University de Suecia. Asimismo, han colaborado el CIBER de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN) y el CIBER de Fragilidad y Envejecimiento Saludable (CIBER-FES).

Con este nuevo umbral de proteína betaamiloide, los investigadores pretenden estandarizar “valores precisos y fiables” para que los participantes puedan beneficiarse de la opción de recibir tratamiento preventivo. En ese sentido, la idea es replicar el estudio con una cohorte más amplia. En concreto, con los miles de participantes del estudio europeo AMYPAD, del cual también forman parte los científicos.