El algoritmo, creado por los equipos de investigación de la Universidad Nacional Cheng Kung y la Universidad Católica Fu-Jen (Taiwan), analiza las imágenes de ultrasonido de la lengua mientras el paciente de AOS, despierto, realiza la maniobra de Müller. Al llevar a cabo esta inspiración forzada con la nariz y la boca cerradas se produce una presión negativa a nivel de la faringe similar al colapso que produce la AOS.

Con el objetivo de probar el método, Chih-Chung Huang y su equipo ecografiaron las lenguas 9 voluntarios sanos y 21 paciones de AOS. Las secuencias de imagen de ultrasonido se obtuvieron durante la transición, de unos 10 segundos de duración, entre la respiración normal y la respiración forzada por la maniobra.

“Los cambios porcentuales en el área de la lengua fueron 2,2% en los sujetos del grupo de control y del 1,3% en los pacientes con AOS”, indica Huang, quien considera este tipo de ecografía de lengua un método de gran precisión a la hora de evaluar la gravedad de la obstrucción de las vías aéreas en estos pacientes.