“Es muy importante que los profesionales sanitarios asistan a este tipo de sesiones”, señala Martínez en una nota de prensa, “porque con el conocimiento de los patrones radiológicos de benignidad no solo se ahorrarían muchos recursos a los centros sanitarios, sino que también se lograría una mayor rapidez en el diagnóstico y en la atención al paciente”.

Todo ello, gracias a la rápida detección de los patrones de malignidad, “y teniendo en cuenta, además, que algunos son bastante sutiles”, advierte el radiólogo. Por su parte, Castillejo ha explicado que, en el estudio diagnóstico es necesario tener en cuenta una serie de parámetros como la anamnesis, la localización de la lesión en el esqueleto o la localización dentro el hueso”.

Durante la presentación del análisis de los patrones óseos radiológicos que existen para diferenciar las características benignas de la lesión de las malignas, el traumatólogo ha destacado la importancia de conocer otros factores como “el número de lesiones existentes, la afectación lítica o blástica de la lesión o el tipo de patrón radiológico básico de destrucción ósea".

Ambos profesionales han subrayado la importancia de la colaboración entre servicios hospitalarios; una cooperación “todavía más importante en el caso de la radiología simple”, defienden. Se trata de una técnica “que los traumatólogos usan con mucha frecuencia y es fundamental que todos los especialistas sepan utilizarla, conocerla y detectar correctamente determinadas características de este tipo de lesiones”.