Según informa la agencia EFE, el hurto tuvo lugar el pasado miércoles en una furgoneta que se encontraba en la carretera Font de l'Enzina de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), de donde los ladrones se han llevado un maletín de color amarillo Troxler 3440 que contenía un equipo con una pantalla y un tubo metálico donde se aloja una de las 2 fuentes radiactivas que contiene, una de cesio-137 y otra de americio- 241/berilio.

Protección Civil ha informado de que el equipo sustraído no entraña riesgos radiológicos mientras se mantenga íntegro, ya que las fuentes radiactivas se encuentran en el interior, protegidas y encapsuladas, aunque podrían presentar riesgos en caso de apertura o destrucción del equipo que dejen las fuentes sin protección. Por ello, ha pedido a los ciudadanos que detecten un objeto que encaje en la descripción que llamen al teléfono de emergencias 112.

El CSN, siguiendo el procedimiento establecido, ha notificado la sustracción al Centro Permanente de Información y Coordinación (CEPIC), perteneciente a la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, así como al Departamento de Seguridad Nacional (DSN) de Presidencia del Gobierno y al Centro de Emergencias de Cataluña (Cecat).

De acuerdo con el consejo, un suceso de estas características se clasifica con nivel 1 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares y Radiológicos (INES). La propietaria del equipo es la empresa Getinsa-Payma y el equipo sustraído pertenece a la delegación autorizada de Barberá del Vallès (Barcelona).