El nuevo ecógrafo del Hospital Doctor Peset permite detectar soplos cardiacos en consulta.

Los soplos cardiacos pueden detectarse en la primera visita de un neonato a través de una ecocardiografía. Para evitar tiempos de espera, el Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Doctor Peset ha incorporado un ecógrafo de última generación. Con él se pueden identificar los citados soplos cardiacos y otras patologías sin necesidad de realizar pruebas complementarias.

“Los principales motivos de derivación a la consulta externa de cardiología pediátrica, tanto desde centros de Atención Primaria como desde urgencias de Pediatría, son los soplos cardiacos y los dolores torácicos. Se trata de síntomas que pueden generar gran ansiedad en las familias. Por eso, reducir el tiempo de incertidumbre es fundamental”, explica el pediatra Manuel Porcar.

Según informa la Generalitat valenciana, los soplos cardiacos son ruidos producidos por las turbulencias de la sangre a su paso por el corazón o los vasos circundantes. Constituyen un elemento diagnóstico útil para detectar defectos en el corazón. La mayoría de las veces son inofensivos y muy comunes. De hecho, más de la mitad de la población presenta soplos cardiacos durante la infancia sin tener ninguna patología.

La importancia de detectar los soplos cardiacos

En algunos casos, sin embargo, sí existe un problema detrás. “Igual pasa con el dolor torácico en niños que, generalmente, no es de origen cardiaco. A pesar de ello, es importante dentro del diagnóstico diferencial descartar la causa cardiaca y demostrar que a nivel anatómico y funcional el corazón es normal”, añade el especialista.

Más de un centenar de pacientes se ha beneficiado ya del nuevo ecógrafo del Doctor Peset. El aparato permite realizar un diagnóstico precoz de manera indolora y sin radiación. “Poder realizar nosotros mismos la ecocardiografía es especialmente útil en neonatos o lactantes, donde el riesgo de cardiopatía es más elevado que en pacientes de mayor edad. Si la prueba es normal, generalmente no hace falta realizar más estudios ni controles. Estamos ante un corazón sano y la familia puede estar tranquila”, aclara el médico.

Además de para detectar soplos, el nuevo equipo se utiliza para valorar las diferentes estructuras de las articulaciones. También sirve para evaluar la presencia de sangre o líquido inflamatorio en el interior de las articulaciones. Se calcula que, entre ecocardiografías y ecografías articulares, cada año se realizarán más de 500 estudios a menores en las consultas externas del citado hospital.