En una nota, la compañía explica que la tomosíntesis de mama es especialmente útil en casos de mamas densas (las de mayor dificultad diagnóstica), pacientes jóvenes y lesiones no calcificadas.

“Naturalmente, la tecnología requiere de un especialista con experiencia suficiente. Bajo esas condiciones, se podría llegar a detectar entre 1 y 2 tumores sobre cada 1.000 pacientes que antes pasaban inadvertidos”, asegura el jefe de Sección de Patología de la Mama del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, Felipe Gómez.

De acuerdo con el especialista, la mayor precisión que ofrece la tomosíntesis de mama evita sobrediagnósticos, que pueden conducir a las pacientes a tratamientos que en realidad no necesita. Al eliminar este riesgo, añade, se incrementa el margen de seguridad en las decisiones terapéuticas.

Asimismo, Gómez destaca el aumento del diagnóstico precoz asociado al uso de la tomosíntesis de mama, que permite iniciar el tratamiento en estadios tempranos. “En principio, a menor tamaño de tumor, menor agresividad en el tratamiento, tanto médico como quirúrgico”, apunta el experto.

“Nuestro objetivo es ofrecer a todas las mujeres la alternativa diagnóstica y terapéutica que mejor se adapte a sus necesidades y deseos en todos nuestros hospitales, con la tecnología más avanzada y más fiable, de modo que el profesional asistencial pueda tomar, de acuerdo con la paciente, las decisiones que mejor se adapten a cada caso”, subraya, por su parte, Ignacio Acitores, jefe de Radiodiagnóstico del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela.