“La realidad aumentada, utilizada en videojuegos como Pokémon Go, mejora el diagnóstico médico que se obtiene mediante una simple radiografía al unir la imagen de un entorno físico real con información externa virtual. Constituye una nueva línea de investigación para la física de partículas y permite el uso de detectores como los utilizados en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN en otras disciplinas como la medicina”, explica el investigador del CSIC Francisco Javier Albiol, del Instituto de Física Corpuscular.

Además, la reconstrucción basada en geometría proyectiva (técnica que permite establecer correspondencias entre 2 imágenes como en el caso de la visión estereoscópica o entre la imagen y el contorno) posibilita la obtención de medidas exactas del cuerpo humano. Este método evita someter al paciente a elevadas dosis de radiación, como las que requieren otras técnicas de diagnóstico por imagen, como la tomografía axial computarizada (TAC).

Esta nueva técnica supone un ahorro de costes. Por una parte, reduce el número de pruebas necesarias para el diagnóstico. Esto va en consonancia con las recomendaciones de diversas administraciones sanitarias de todo el mundo para desarrollar nuevas técnicas que reduzcan la radiación en pacientes. Además, el dispositivo patentado puede instalarse en equipos de rayos X ya existentes mediante una adaptación y calibración con el consiguiente ahorro económico.

Este trabajo complementa otros sistemas de reconstrucción de imagen desarrollados por los investigadores del Instituto de Física Corpuscular, que cuentan con experiencia en el diseño y construcción de detectores para la investigación básica en física de partículas. Tanto en estos trabajos previos como en la licencia de la patente del nuevo sistema, los investigadores del IFIC contaron con el apoyo del Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear, y de la Universitat de València, a través del programa VLC-BIOMED.