Según ha informado la Generalitat valenciana, esta nueva tecnología permite diagnosticar el cáncer y, al mismo tiempo, determinar el estadio de la enfermedad. Se realiza en régimen de hospital de día y bajo sedación profunda, por lo que el paciente puede ser dado de alta a las pocas horas de la exploración y se evitan otras técnicas quirúrgicas más costosas e invasivas.

Esta ecografía endobronquial se ha aplicado con éxito en el servicio de neumología a los primeros pacientes del General por parte de los doctores Enrique De Casimiro y María Jesús Barranco y las enfermeras María José Boix y Rosa Chiva. Este equipo de profesionales tiene una acreditada formación en la utilización de esta tecnología.

Punción y aspiración

En la actualidad, esta técnica endoscópica bronquial, a través de la que se puncionan ganglios, nódulos y masas pulmonares, se considera imprescindible en el campo de la broncoscopia diagnóstica. La EBUS cuenta con un broncoscopio flexible que incorpora un transductor en el extremo distal; este permite visualizar en tiempo real y puncionar y aspirar material celular de los ganglios del mediastino con aguja guiada.

Tras la introducción del ecobroncoscopio flexible, el neumólogo va explorando los ganglios del mediastino. Una vez seleccionados los potencialmente patológicos, se procede a la punción y aspiración de los mismos. En la misma sala de exploración se pueden analizar las muestras obtenidas, con lo que el diagnóstico puede ser inmediato.

“En este sentido, la EBUS complementada con la PAAF -biopsia o punción con aguja fina- a través de la pared del bronquio, es el método de elección para la estadificación no invasiva del cáncer de pulmón no microcítico ya que tiene una baja morbilidad, menor coste y similar sensibilidad diagnóstica que la mediastinoscopia, exploración quirúrgica utilizada hasta ahora”, explica la doctora Estrella Fernández, jefa del servicio de Neumología del Hospital General de Valencia.

Las últimas guías sobre el diagnóstico del cáncer de pulmón no microcítico posicionan la EBUS como la primera exploración a realizar ante pacientes con alta sospecha de afectación tumoral mediastínica, con una rentabilidad superior a la estadificación quirúrgica. La incorporación de esta técnica permite situar al General de Valencia al primer nivel tecnológico de los hospitales de la Comunidad Valenciana, según el Gobierno autonómico.