La resistencia a los antibióticos se trata en el último Consejo Interterritorial.

Un nuevo Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos ha recibido esta semana la aprobación del Consejo Interterritorial. El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha elaborado esta estrategia para dar continuidad a las líneas ya establecidas. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha colaborado en el proyecto, coordinado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Según ha informado el Ministerio de Sanidad, este nuevo Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos es el segundo que se aprueba. Incluye acciones con las que se pretende dar continuidad a las líneas de trabajo de la estrategia 2014-2018. Estas líneas son:

  1. Vigilancia.
  2. Control.
  3. Prevención.
  4. Investigación.
  5. Formación.
  6. Comunicación.

Todas las comunidades autónomas trabajarán en la estrategia junto a 8 ministerios, 70 sociedades científicas, asociaciones profesionales, organizaciones colegiales, universidades y expertos. El objetivo es reducir el consumo de antibióticos, así como la necesidad de ellos en humanos y animales. De esta forma, se pretende poner freno a la resistencia a los antibióticos y sus consecuencias.

Logros del Plan de Resistencia a Antibióticos

El nuevo Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos no es más que una continuación del anterior. Este último consiguió que se redujera el consumo total de antibióticos en humanos un 4,34% entre 2016 y 2017. De esta manera, se rompía el cambio de tendencia al alza que se venía registrando desde 2012. En 2017, además, se crearon los Mapas de Consumo online para consultar el consumo por año, ámbito y fármaco.

Tal y como ha recordado el ministerio, España es uno de los mayores consumidores de antibióticos de la Unión Europea. Según el Registro del Conjunto Mínimo Básico de Datos, cada año mueren unas 3000 personas por infecciones hospitalarias causadas por bacterias resistentes a los antibióticos. Esta cifra representa más del doble de los fallecimientos por accidentes de tráfico, por ejemplo.

En el marco del nuevo Plan Nacional frente a la Resistencia de los Antibióticos, el pleno del Consejo Interterritorial ha dado luz verde a la creación de la Red de laboratorios para vigilar los microorganismos resistentes. Esta red establece 3 niveles de vigilancia:

  1. Básico: laboratorios capacitados para la detección de microorganismos resistentes.
  2. Nivel 2: laboratorios de apoyo capacitados para la realización de requerimientos diagnósticos incluidos en los protocolos de vigilancia.
  3. Nivel 3: Centro Nacional de Microbiología, que será referencia para el nivel 2 y los laboratorios de regiones que no tengan apoyo.

Interoperabilidad

Durante el pleno, la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, informó a los consejeros de que esta semana Madrid se incorporará al sistema de receta electrónica interoperable del Sistema Nacional de Salud (SNS). De esta manera, se cerrará el proyecto de interoperabilidad de receta en todo el territorio español. Esto permitirá a los ciudadanos retirar fármacos prescritos en cualquier comunidad autónoma.

“La tarjeta sanitaria de cualquier comunidad autónoma, independientemente de su diseño gráfico, es válida en cualquier punto del SNS”, recordó.

La interoperabilidad es posible gracias a una base de datos protegida con la que cuenta el SNS. Esa misma base da soporte al sistema de la historia clínica electrónica compartida. En este caso, Cataluña ha sido la última comunidad autónoma en incorporarse, el pasado enero. Ahora solo hace falta permitir a los médicos catalanes acceder a los informes vía telemática.

Otros asuntos

Por otro lado, Carcedo informó del “importante incremento” de plazas de formación sanitaria en la próxima oferta. En concreto, se convocarán unas 9.200 plazas, 780 más que este año. Asimismo, se ha aprobado el Proyecto de Orden por la que se modifica el anexo III del Real Decreto 1030/2006. También se modifica la clasificación y definición de centros recogida en el Real Decreto 1277/2003.

La Orden pretende facilitar el acceso a las técnicas de reproducción humana asistida a mujeres sin problemas de fertilidad. Se trata de casos en los que se requieren estos tratamientos por orientación sexual o situación personal. Asimismo, busca incluir el banco de ovocitos en la clasificación y definición de los centros, servicios y establecimientos. La idea es garantizar la información a los usuarios y favorecer la igualdad de género.

Las ayudas a afectados a talidomida también se trataron en el consejo, en el que se aprobó el Proyecto de Real Decreto de adecuación de la gestión de la prestación farmacéutica del SNS al marco normativo de la verificación y autenticación de medicamentos. De igual modo, se informó sobre el anteproyecto de la Ley Orgánica de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia, aprobada el pasado 28 de diciembre en Consejo de Ministros. La norma busca convertir la infancia en un bien colectivo de especial protección.