La Organización Médico Colegial cuenta con un Observatorio de Agresiones.

La médica de guardia en la localidad sevillana de El Garrobo no pudo abandonar el centro de salud el pasado 24 de agosto tras finalizar su jornada. Un grupo de vecinos la amenazaron y bloquearon su salida en protesta por la ausencia de facultativos de urgencia durante el fin de semana. El Colegio de Médicos de Sevilla ha condenado los hechos, así como el apoyo municipal a la protesta.

En un comunicado, la institución explica que el incidente tuvo lugar cuando la médica de guardia se disponía a abandonar el centro tras completar su jornada. En ese momento, se encontró con un grupo numeroso de vecinos que le impedían salir, bloqueando el paso con vehículos y profiriendo “amenazas” y “coacciones”. “La Guardia Civil acudió ante la gravedad de los hechos”, explicaba el colegio.

Sin embargo, la médica de guardia no pudo abandonar el consultorio hasta unas horas más tarde, cuando otra facultativa se presentó de manera voluntaria para cubrir un puesto que no estaba previsto cubrirse. Así lo había comunicado al Ayuntamiento de El Garrobo la Unidad de Gestión de Guillena y Santa Olalla. Una situación que no satisfizo a los vecinos y que dio lugar a la protesta.

Sin médico de guardia

Tal y como publicaba el propio Ayuntamiento en su página de Facebook, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) había notificado que la localidad no tendría médico de urgencia los días 24 y 25 de agosto debido a falta de personal por bajas médicas y vacaciones. “Entiendo y comparto la preocupación de todos los vecinos, pero tengamos calma y tranquilidad. Estamos hablando de una situación excepcional”, señalaba el alcalde, Jorge Bayot, en la noche del 23 de agosto.

“No os quepa duda de que, si esta excepcionalidad sigue en el tiempo, se iniciarán movilizaciones con el objeto de que el mejor servicio que tiene nuestro pueblo sea referente e intocable”, añadía el regidor.

Las movilizaciones, sin embargo, no se hicieron esperar. En la mañana del sábado 24, los vecinos acudieron al centro de salud para impedir que la médica de guardia se fuera. A mediodía, el alcalde publicaba otro comunicado en Facebook. En él, daba las gracias a los vecinos que se habían manifestado a las puertas del Consistorio para reivindicar un médico. “Gracias a los presentes y a los no presentes porque la sanidad es cosa de todos”, añadía el alcalde, que informaba de que su administración va a interponer una reclamación para evitar situaciones como las vividas esa mañana.

Circunstancias complicadas

Para el Colegio de Médicos de Sevilla, es “inexplicable” que desde una corporación municipal “se justifique y aplauda” este tipo de comportamientos. En ese sentido, recuerda la importancia de los profesionales sanitarios sevillanos y andaluces. “Sin ellos sería ofrecer los servicios de alta calidad médica habituales”, insiste la entidad, que condena todo acto agresivo o violento por parte de ciudadanos o autoridades.

Asimismo, recuerda las complicadas circunstancias en las que, a menudo, estos profesionales se ven obligados a desempeñar su trabajo. De igual modo, muestra su apoyo y solidaridad a la médica de guardia, miembro de este colegio. La institución ya se ha puesto en contacto con ella para ofrecerle su apoyo.