La iniciativa se sirve de las ilustraciones de los artistas Ricardo Cavolo, Carla Fuentes y Aitor Saraiba para “ofrecer una mirada positiva frente a la AR y hacerla más visible”; siempre sin ocultar la dureza de una enfermedad cuyos síntomas, en muchos casos discapacitantes, pueden transformar situaciones comunes, como atarse los cordones o accionar una cerradura, en “desafíos casi imposibles”.

Los dibujos, que serán subastados online a partir del 15 de noviembre y cuya recaudación será destinada íntegramente a pacientes con esta enfermedad, pretenden lanzar un mensaje positivo, “pequeños gestos, palabras de ánimo y la sensación de respaldo” frente a ese “bicho grande, peludo y que asusta” que es la artritis reumatoide.

La relación entre el paciente con AR y su reumatólogo es la clave para poder controlar la enfermedad, alcanzando su remisión y permitiendo que el paciente lleve una vida normal”, dice el presidente de la SER, José Luis Andréu, “en este sentido, es fundamental establecer un clima de confianza y sinceridad, de colaboración en la toma de decisiones terapéuticas y de participación del paciente experto y apoderado en el manejo de su enfermedad”, aconseja.

Por eso “es tan importante brindar al paciente el tiempo necesario para que la consulta con el reumatólogo se desarrolle en un ambiente tranquilo, sin prisas y de mutua confianza”, añade Andréu. Todo ello, ayudará al enfermo a “afrontar la patología crónica, la más discapacitante de las enfermedades reumáticas, con un estado de ánimo favorable”.

Carlos Hoyo, responsable de la Unidad de Artritis Reumatoide de Roche, y el presidente de la asociación de pacientes ConArtritis, Antonio Torralba, también han reiterado el valor de iniciativas como #AnimARt, que “materializan una forma originar de concienciación y contribuyen a que la sociedad entienda mejor un día a día que puede llegar a afectar emocionalmente a los enfermos”.