El desarrollo de Baricitinib supone una nueva opción terapéutica que mejora el control de la enfermedad, según han explicado los doctores Ricardo Blanco y Juan Sánchez Bursón, especialista en Reumatología del Hospital Marqués de Valdecilla de Cantabria y director del Área de Reumatología del Hospital Infanta Luisa de Sevilla, respectivamente.

Los resultados de Baricitinib han sido evaluados en un ensayo de fase III durante 24 semanas. Baricitinib consiguió mejoras importantes en la progresión estructural de la enfermedad. Asimismo, mostró mejoras en los resultados percibidos por los pacientes de artritis reumatoide como dolor, discapacidad y fatiga.

El ensayo reclutó a 684 pacientes con artritis reumatoide que previamente habían tenido una respuesta inadecuada, al menos, a un fármaco antirreumático modificador de la enfermedad convencional. Los pacientes recibieron una dosis de Baricitinib de 2 o 4 mg una vez al día o placebo, además de su terapia convencional.

El doctor el doctor Sánchez Bursón, ha señalado que “terapias como Baricitinib pueden suponer un punto de inflexión importante en el control de la actividad de la artritis reumatoide. Al ser oral, el cumplimiento es más sencillo y cómodo para los pacientes; otro punto fuerte es su buen perfil de seguridad”.