El óxido nítrico es una espada de doble filo” advierte el investigador principal, Kim Won Jong, cuyo trabajo publica la revista Advanced Materials. La función fisiológica de dicho gas es “regular la inflamación y proteger a nuestro cuerpo matando patógenos externos”, explica; sin embargo, cuando células inmunes lo crean en exceso, puede causar artritis reumatoide.

Teniendo en cuenta la responsabilidad del óxido nítrico en la enfermedad, el equipo de IBS decidió apuntar su investigación directamente al gas. “Los tratamientos actuales de la artritis reumatoide se basan en fármacos antiinflamatorios que alivian el dolor y la inflamación, pero no enfocan al óxido nítrico en sí”, justifica Kim Won Jong.

En presencia de óxido nítrico el gel que proponen se activa forma puentes capaces de atrapar las moléculas fugitivas. Cuando el gas fragmenta estos puentes, el gel cambia su estructura para absorber los líquidos y liberar los fármacos. Entre los beneficios de la acrilamida polimérica destaca su baja toxicidad, sobre todo en comparación con su forma monomérica, así como su alto contenido en agua.