Además de estos cursos de formación “se han impartido talleres a 1.300 pacientes y se ha mejorado la coordinación entre los médicos de Atención Primaria y los especialistas, unas medidas que han redundado en un beneficio para los afectados”, ha defendido Darpón frente a la interpelación de la parlamentaria del PP, Laura Garrido.

Según recoge la agencia EFE en una nota de prensa, Garrido había denunciado en el pleno el “peregrinaje” al que se ven sometidos los pacientes. En este sentido, el consejero ha reconocido las dificultades para diagnosticar estas dolencias y la inexistencia, tanto de pruebas específicas para el diagnóstico, como de un tratamiento curativo para estas enfermedades complejas.

No obstante “Osakidetza lleva trabajando en este tema desde hace años y se han producido avances considerables”, ha asegurado Darpón sobre la fibromialgia y la fatiga crónica, enfermedades que afectan al 4% de la población y, en un 90%, a mujeres.