Los pacientes fueron aleatorizados a una dosis diaria de placebo, una dosis diaria de baricitinib 4 mg o una dosis quincenal de adalimumab 40 mg. El experimentó incluyó la participación de más de 1.300 pacientes con respuesta inadecuada a metotrexato, los cuales continuaron consumiéndolo durante todo el periodo de estudio.

En la semana 24 del tratamiento varios pacientes interrumpieron el proceso por efectos adversos; concretamente el 3% de quienes tomaban placebo, el 5% del grupo de baricitinib y el 2% de adalimumab. Durante las 52 semanas de estudio, la tasa de eventos adversos graves fue del 8% para baricitinib y del 4% para adalimumab.

Según los índices DAS28-PCR, SDAI y CDAI, en las semanas 12 y 52, los pacientes tratados con baricitinib consiguieron una mayor reducción de la actividad de la enfermedad, en comparación con los consumidores de adalimumab y placebo.

La opinión de expertos y farmacéuticas

Se trata del “primer estudio fase III en pacientes con artritis reumatoide de moderada a grave con repuesta inadecuada a metotrexato que muestra que un fármaco, en este caso de administración oral, tiene resultados clínicos superiores al tratamiento estándar con adalimumab, ambos en combinación con metotrexato”, resume Ricardo Blanco.

“Anteriormente a este estudio se han realizado otros ensayos clínicos, como el estudio ADACTA, donde adalimumab se administraba en monoterapia, con lo cual dicho fármaco no alcanza niveles de eficacia tan elevados como en su combinación con metotrexato”, añade el reumatólogo del Hospital Marqués de Valdecilla.

“Estos datos demuestran que baricitinib es un nuevo fármaco a tener en cuenta entre nuestras opciones de tratamiento”, asegura Blanco, ya que, además, “aporta un beneficio importante en la calidad de vida de los pacientes con artritis reumatoide”, asegura el experto en una nota de prensa emitida por las compañías farmacéuticas Incyte Corporation y Lilly.