Tal como explican sus autores en una nota de prensa, el manual recopila todas las alternativas para recuperar el grado de movilidad, reducir el dolor y mejorar la estética en pacientes con lesiones en la mano, la muñeca, el codo o el hombro, que presenten deformidades o no respondan frente al tratamiento farmacológico.

“Las afecciones inflamatorias y sistémicas como la artritis reumatoide provocan una gran destrucción articular que limita la vida de los pacientes”, recuerda el jefe de Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, José Luis Rodrigo. Concretamente, señala, la afectación de la mano y la muñeca está presente en más del 70% de los pacientes con artritis reumatoide.

De todos ellos, el 20% precisa una intervención quirúrgica que, en el 70% de los casos se realizará sin ingreso. Son cifras ofrecidas por el hospital universitario que, anualmente se enfrenta a más de 600 intervenciones, cuyo 43% se debe a patologías de mano o muñeca por causas no traumáticas, es decir, por trastornos degenerativos o inflamatorios que alteran la normal función de tendones, huesos o articulaciones, explican.

Aunque “los grandes avances en farmacología han facilitado el control de la evolución de la enfermedad y la disminución del daño articular y la pérdida de la funcionalidad de los pacientes”, la gravedad de la patología “obliga a un consenso multidisciplinar entre especialidades, para ofrecer el mejor tratamiento posible”, afirma Rodrigo.

Cuando la sinovitis asociada a la artritis reumatoide afecta al miembro superior, especialmente a la mano, “la incapacidad a la que se enfrentan los pacientes no es solo de tipo laboral o de desplazamiento, sino que también afecta a su manera de relacionarse, de sentir o incluso de alimentarse de forma autónoma”, ejemplifica el responsable de la Unidad de Miembro Superior, Daniel Montaner.

No obstante, “si se realiza una correcta planificación de la cirugía, contando con los especialistas en Reumatología y Rehabilitación, los resultados pueden ser muy buenos”, matiza Rodrigo. Por eso, la apuesta del Peset es “lograr un manejo integral, que implique a todos los profesionales y que mejore la calidad de vida de los pacientes”, concluye.

La presentación de la monografía ha contado con la asistencia de los servicios de Reumatología y Rehabilitación del hospital valenciano, la Asociación Valenciana de Afectados de Artritis (AVAAR) y representantes del Institut Kaplan de Barcelona, el Hospital Universitari i Politècnic La Fe de València, el Hospital Marina Alta de Dénia y el Hospital de Cabueñes de Gijón.