Estudiantes de Medicina analizan la prueba ECOE

La Sociedad Española de Reumatología (SER) ha puesto en marcha la X edición de la “Evaluación final voluntaria del periodo formativo MIR”. La misma se ha realizado en el marco del XVIII Curso de Tutores y estudiantes de Medicina que se ha celebrado en Málaga. La prueba ECOE ha tenido lugar en el Hospital Regional Universitario de Málaga, con la colaboración del Servicio de Reumatología, liderado por el doctor Antonio Fernández.

Además, el doctor Javier de Toro, coordinador de la iniciativa, ha incidido en que la evaluación de la competencia clínica es objetivo de las instituciones. Concretamente, de aquellas involucradas en la prestación de servicios sanitarios y en la formación de los estudiantes de Medicina y los profesionales sanitarios. “Su objetivo principal es mejorar las competencias profesionales de los médicos reumatólogos”.

La prueba ECOE es una de las herramientas avaladas internacionalmente para la evaluación de profesionales en el mundo sanitario.

A su juicio, uno de los sistemas más utilizados para evaluar las competencias en el área de medicina es la ECOE (evaluación clínica objetiva estructurada). Es una de las herramientas avaladas internacionalmente para la evaluación de profesionales en el mundo sanitario. Asimismo, está compuesta por un circuito de estaciones que permite evaluar de forma prácticas muchas de las competencias potenciales que debe tener un especialista sanitario. Es válida y fiable y tiene un enorme impacto en detectar déficits de formación y en la planificación de la docencia.

Para el doctor Antonio Naranjo, reumatólogo de Hospital Doctor Negrín, la Reumatología “nos permite identificar y reconocer a los estudiantes de Medicina que alcanzan un nivel de excelencia. Al mismo tiempo detectar las áreas de mejora en la preparación de los residentes a lo largo de los 4 años de formación”.

Prueba ECOE

El doctor de Toro explica que el formato básico consiste en que los candidatos roten por un circuito de estaciones secuenciales en el que se les solicita que realicen una variedad de diferentes habilidades como la capacidad para obtener información del paciente, exploración física, elaborar un informe clínico y comunicarse eficazmente con el paciente y sus familiares, el conocimiento y comprensión de las patologías, el juicio clínico y la capacidad para resolver problemas clínicos y las habilidades técnicas necesarias para el diagnóstico y el tratamiento, entre otras.

“La prueba consiste en una serie de 12 estaciones de casos clínicos, incluyendo pacientes simulados y técnicas de la especialidad. Cada uno de los 55 residentes de tercer y cuarto año que se han presentado en esta edición emplea alrededor de 2 horas en realizar la prueba, en la que han participado además 15 reumatólogos observadores y 10 actores”, concluye el facultativo.