Tal y como han señalado las sociedades científicas, la meta es avanzar en el conocimiento, el abordaje y la prevención de las enfermedades reumatológicas desde sus respectivos campos de actuación. Para ello farmacéuticos y reumatológicos colaborarán en la organización de cursos, congresos, seminarios y jornadas de interés para estos especialistas.

El acuerdo de colaboración tiene una duración de 3 años y pone de manifiesto la buena sintonía de reumatólogos y farmacéuticos. Tanto la Sociedad Española de Farmacia Familiar como la Sociedad Española de Reumatología han participado en la Estrategia para el abordaje de la cronicidad en el Sistema Nacional de Salud, que el Ministerio de Sanidad presentó en 2012.

El convenio contempla, además, la realización de protocolos clínicos, informes, campañas y proyectos de investigación. Asimismo, ambas sociedades se prestarán apoyo y asesoramiento mutuo. La Sociedad Española de Farmacia Comunitaria ha destacado que con este acuerdo de colaboración, además de favorecer un abordaje integral del paciente reumatológico, el farmacéutico puede contribuir a la educación sanitaria del paciente.

Por su parte, la Sociedad Española de Reumatología ha destacado que “los farmacéuticos son los profesionales de salud más accesibles a los pacientes, por lo que la elaboración de protocolos consensuados es muy importante para que ambos especialistas informen al paciente en la misma dirección”.