El Ixekizumab ha recibido el visto bueno de la Food and Drugs Administration (FDA) para ser usado como tratamiento de la artritis psoriásica activa. El ixekizumab ya había sido autorizado por el organismo en marzo de 2016 como tratamiento de psoriasis en placa de moderada a grave en pacientes adultos candidatos para una terapia sistémica o fototerapia. “La artritis psoriásica activa es una forma crónica, progresiva y dolorosa de artritis inflamatoria que afecta aproximadamente a 1,6 millones de estadounidenses”, ha señalado Christi Shaw, presidente de Lilly Bio-Medicinas.

Lilly Bio-Medicinas es la empresa que ha desarrollado el medicamento. “Estamos orgullosos de ofrecer una nueva opción de tratamiento que puede proporcionar mejoras en los síntomas de las articulaciones de estos pacientes, lo que demuestra el fuerte compromiso de Lilly con la inmunología”, subraya el presidente de la compañía. La eficacia y seguridad de ixekizumab se demostró en 2 estudios clínicos de fase 3, aleatorizados, doble ciego, controlados con placebo, SPIRIT-P1 y SPIRIT-P2.

Los estudios incluyeron a más de 670 pacientes adultos con artritis psoriásica activa. En el estudio SPIRIT-P1, se evaluó la seguridad y eficacia de ixekizumab comparado con placebo en pacientes con artritis psoriásica activa que no habían sido tratados con un fármaco biológico antirreumático modificador de la enfermedad (FAME). En el estudio SPIRIT-P2 se evaluó la seguridad y eficacia de ixekizumab en comparación con el placebo en pacientes con artritis psoriásica activa con respuesta inadecuada a tratamiento biológico.

Ambos estudios incluyeron pacientes con diagnóstico de artritis psoriásica activa desde hacía, al menos, 6 meses y presentaban, al menos, 3 articulaciones dolorosas y 3 tumefactas. Se utilizaron métodos de imputación de no respondedores para los datos faltantes. Los pacientes clasificados como respondedores inadecuados (definidos por los criterios del recuento de articulaciones dolorosas y tumefactas) en la semana 16 recibieron terapia de rescate y se analizaron como no respondedores.

El objetivo principal de eficacia en ambos ensayos clínicos fue la proporción de pacientes que logró la respuesta ACR20 a las 24 semanas, lo que representa una reducción del 20% de la enfermedad, según lo define el Colegio Americano de Reumatología (ACR). Los resultados de ambos estudios demostraron que los pacientes tratados con ixekizumab lograron una mejoría significativa en los síntomas articulares, medidos por ACR20 en comparación con el placebo.