Según informa Flores, las enfermedades musculoesqueléticas representan la primera causa de incapacidad permanente y la segunda de incapacidad laboral temporal. En esta última, el raquis lumbar ocupa el primer lugar. Por otra parte, el centro hospitalario recuerda que dichas patologías tienden a ser crónicas y a mostrar un deterioro funcional que puede conducir a una discapacidad si no se abordan de manera precoz.

En total, el programa logró reducir un 62% la duración de los días de incapacidad y un 50% la asistencia médica. Ello implicaba un ahorro de 857.227 euros en costes indirectos asociados la incapacidad laboral por cada 1.000 pacientes y de 717.083 euros en costes directos en materia de asistencia médica.

Asimismo, menos pacientes alcanzaron una incapacidad permanente como consecuencia de una desaceleración en la evolución de la incapacidad temporal, señala el centro sanitario. El objetivo principal de la tesis estaba orientado en analizar la efectividad del abordaje asistencial a través de las siguientes medidas:

  1. La intervención temprana.
  2. La protocolización de pruebas diagnósticas.
  3. El tratamiento farmacológico y rehabilitador por un especialista en Reumatología a pacientes que se encuentran de baja laboral por un cuadro doloroso lumbar.
  4. Gestionar la incapacidad desde el punto de vista clínico para reducir el tiempo de días de incapacidad por causas ajenas a la profesión habitual.

Según señala el centro hospitalario, el programa implantado es una alternativa rentable para la gestión de la incapacidad laboral. Asimismo, el proyecto muestra la importancia que tiene la figura del reumatólogo en la implementación de este tipo de medidas debido a que, aproximadamente, el 50% de las incapacidades temporales son musculoesqueléticas.