La nefritis lúpica puede predecirse gracias al nuevo biomarcador C4d descubierto por la doctora Anna M. Blom, de la Universidad de Malmö, en Suecia. “El biomarcador C4d puede ser más útil para discernir la actividad de la enfermedad y predecir brotes de nefritis entre pacientes con lupus eritematoso sistémico (LES) que los componentes convencionales del complemento C3 y C4”, apunta la experta.

La investigadora explica que, en un análisis de corte transversal, el C4d plasmático mostró un mayor valor predictivo positivo para la actividad de la enfermedad (68%) que el C3 (59%) o el C4 (62%) utilizados hasta ahora para detectar la nefritis lúpica. “En un análisis longitudinal se detectaron altos niveles de C4d junto con autoanticuerpos anti-ds-DNA, que predijeron una nefritis lúpica futura”, indica Blom.

La experta explica que, en los últimos años, los investigadores han buscado biomarcadores para la nefritis lúpica más específicos. Uno de estos marcadores es el C4d,” que es producto de la escisión final del C4 que surge durante la activación del complemento". Para explorar el potencial del C4d como un marcador de la enfermedad, la médica inscribió a 98 pacientes para un estudio transversal y 69 para un estudio longitudinal, todos del departamento de reumatología de la Universidad de Lund, junto con 77 controles sanos.

Estudio trasversal y longitudinal

Entre los 77 controles sanos, los niveles de C4d fueron indetectables en 63, y en los controles restantes, los niveles variaron de 0,005 mg en contraste con los pacientes con nefritis lúpica. Un área bajo el análisis de la curva operativa del receptor (AUC) confirmó que los niveles de C4d podían distinguir entre actividad alta y baja de la enfermedad, mientras que C3 y C4 no lo hicieron.

La médica subraya que, para la sensibilidad del C4d en la determinación de la gravedad de la enfermedad, el AUC fue de 0,64 mientras que para C3 el AUC fue de 0,58 y para C4 fue de 0,55. Análisis posteriores determinaron que las sensibilidades del C4d, C3 y C4 para distinguir la actividad alta y baja de la enfermedad fueron del 57, 49 y 30%, respectivamente, mientras que las especificidades fueron del 73, 65 y 82%. Los valores predictivos negativos fueron del 63, 56 y 54%.