Según las estimaciones ofrecidas durante el último Curso de Osteoporosis y Patología Metabólica Ósea de la Sociedad Española de Reumatología (SER), el 14% de los pacientes con espondiloartritis axial (EspAx) padece también osteoporosis. A pesar de ser la comorbilidad más frecuente “la proporción de pacientes tratados sigue siendo muy escasa”, denuncia la reumatóloga Cintia Romera, del Hospital de Vinalopó. La experta ha señalado la ausencia de guías como una de las principales causas de infradiagnóstico.

Para mejorar la situación, propone, “debería considerarse a los pacientes con EspAx como sujetos con un alto riesgo de osteoporosis y de fractura vertebral, aunque el perfil sea un varón joven”. Tanto en casos de osteoporosis precoz como avanzada, “la medición de la densidad mineral ósea (DMO) de cuello femoral ha demostrado ser útil para el diagnóstico, independientemente del componente de daño radiográfico basal”, recuerda Romera.

Por su parte, la reumatóloga del Hospital Universitario La Paz, Pilar Aguado, ha señalado que, además del infradiagnóstico, en España se produce también “un considerable retraso en inicio del tratamiento, una gran variabilidad en la práctica clínica y una importante falta de adherencia terapéutica”. En este sentido, los estudios sitúan las tasas de mayor aceptación entre el 40 y el 60%. Como solución, la doctora propone impulsar la creación de Unidades de Fractura que favorezca la prevención secundaria.

Según estimaciones del curso, entre 2015 y 2025 se producirán en España en torno a 347.564 fracturas de cadera derivadas de la osteoporosis; previsiblemente muchas de ellas se producirán en Cataluña, donde la prevalencia, de 623 casos por 100.000 habitantes y año, es una de las más elevadas del país. La doctora Aguado ha matizado que, a pesar de estas cifras, España se sitúa entre los países europeos con menor incidencia de fracturas de cadera.