Los investigadores analizaron las funciones de 2 proteínas pertenecientes a la familia p38 (p38α y p38ß) en los linfocitos T, encargados de coordinar la respuesta inmunológica celular y de producir una citocina llamada interferón gamma (IFN-γ). La función principal de IFN-γ es la activación de los macrófagos en las respuestas inmunológicas innatas y adaptativas, según explican los expertos en este ámbito.

“Hemos descubierto el mecanismo molecular por el que p38 regula la secreción de IFN-γ en células T. Se produce a través de la activación de la proteína Mink1" explica Jesús M. Salvador, investigador del CSIC en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC).

Por otra parte, los investigadores pudieron comprobar que p38α y p38ß eran necesarias para producir interferón gamma y que la inhibición de una de ellas no era capaz de bloquear el proceso inflamatorio, según recalca Salvador. Los resultados de este estudio podrían aplicarse en la producción de nuevos tratamientos antiinflamatorios que bloquearan de manera selectiva las proteínas, p38α y p38ß para abordar ciertas enfermedades autoinmunes.

Otros estudios también han demostrado que las proteínas P38 alternativas podrían utilizarse para tratar otras enfermedades como la diabetes, los procesos neurodegenerativos o incluso el cáncer. Tal es el caso de uno de los últimos estudios publicados por el CNB-CSIC en relación a las implicaciones de estas proteínas en las funciones fisiológicas y en la respuesta celular.