“Las diferencias epidemiológicas en las vasculitis no suelen tener relación con el sexo. Aunque en determinadas series se ha visto que la arteritis de células gigantes es un poco más frecuente en mujeres o las vasculitis anticuerpos anticitoplasma de neutrófilo (ANCA) positivas un poco más en los hombres, las diferencias según sexo no son tan marcadas como en otros síndromes como el lupus eritematoso o la artritis reumatoide”, ha afirmado Ricardo Blanco, reumatólogo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla.

Con motivo del V Curso de Vasculitis de la Sociedad Española de Reumatología (SER) celebrado recientemente, Blanco ha informado sobre la falta de conocimiento en la etiología de esta enfermedad excepto en la vascultitis leucocitoclástica por hipersensibilidad, en la que sí se puede identificar un posible desencadenante.

No obstante, Blanco ha asegurado que se pueden ver “diferencias claras según la edad y la presencia de determinados síndromes vasculíticos. Por ejemplo, la arteritis de células gigantes es casi exclusiva de pacientes ancianos y la vasculitis IgA (púrpura de Schoenlein-Henoch) es más frecuente en pacientes en edad pediátrica”. Esto sugiere que existen subtipos más específicos de un rango de edad concreto, aunque todos los pacientes puedan estar afectados.

El experto ha informado de que se ha demostrado que tocilizumab, un fármaco biológico inhibidor del receptor de la IL-6, es muy eficaz en la vasculitis de gran vaso. La enfermedad de Behçet y las vasculitis ANCA positivas también han mostrado grandes avances en lo que a tratamiento se refiere. Concretamente, en esta última enfermedad, los expertos han observado que rituximab es eficaz en la inducción de la remisión y en su mantenimiento.

Por otra parte, adalimumab es un tratamiento muy eficaz para la uveítis provocada por la enfermedad de Behçet, según ha destacado Blanco durante el V Curso de Vasculitis de la SER. En las vasculitis de gran vaso, la ecografía se utiliza cada vez con mayor frecuencia para diagnosticar la arteritis de células gigantes y el PET en la aortitis. Los avances en el diagnóstico son importantes, ha matizado Blanco, debido a que los pacientes pueden tener síntomas y resultados analíticos inespecíficos.