A partir de la base de datos del North West Adelaide Health Study, los investigadores accedieron a 558 participantes con dolor en el pie y una media de 54,4 años, de los cuales el 57,5% eran mujeres. De entre todos los pacientes, se identificaron varios grupos con distintos perfiles de edad, sexo y comorbilidad.

Un 26,8% presentaba molestias en el arco y la planta del pie, el 20,9% en el retropié, un 13,3% en el talón y un 28,3% en los dedos. Según el paper publicado en la revista Arthritis Care & Research, los hombres resultaron ser más propensos a padecer dolores en la parte delantera del pie mientras las mujeres sufrían más molestias en la parte posterior del miembro. 

Entre las afectadas, muchas tenían sobrepeso mientras ellos, además, padecían diabetes. Tiffany K. Gill, autora principal del estudio, también observo que, frente a estos problemas, solo un 30% de los pacientes masculinos acudía al hospital o a clínicas de podología; una cifra que se reducía aún más en el grupo de las mujeres, donde solo el 17,5% hacía uso de los servicios de Traumatología y Ortopedia.

"El dolor de pies es un problema, a menudo, poco reconocido pero que puede tener un impacto significativo en las actividades y la vida cotidiana”, advierte la fisioterapeuta y experta en Salud Pública, quien defiende la utilidad de estudios sobre las características del dolor.