El análisis post-hoc se realizó en pacientes con niveles bajos de los componentes C3 y C4 del complemento, y que dieron positivo en anticuerpos anti-ADN de doble cadena. Estos parámetros son los que indican que se trata de un paciente serológicamente activo, y los resultados del análisis demuestra la efectividad del belimumab dadas estas condiciones.

El procedimiento duró un año y los episodios severos de los pacientes disminuyeron un 62% con una dosis semanal de 200 mg de belimumab por vía subcutánea en comparación con los que recibieron placebos. Todos los pacientes estudiados recibían al mismo tiempo un cuidado básico estandarizado.

Un estudio realizado en 2011 demostró que enfermos de LES con niveles bajos de C3 y C4 y que daban positivo en anticuerpos anti-ADN de doble cadena respondían mejor a al tratamiento con belimumab por vía intravenosa que los pacientes que no mostraban estas características. Este nuevo análisis tenía el objetivo de averiguar si el uso de belimumab por vía subcutánea en este subgrupo de pacientes funciona de la misma manera.

Para el nuevo análisis, se escogieron 356 pacientes serológicamente activos del estudio realizado en 2011. La edad media era de 35 años y la duración media de la enfermedad en esta muestra era de 5 años. Un total de 248 fueron tratados con belimumab por vía subcutánea y los 108 restantes fueron tratados con placebos.

Los resultados demostraron que un tratamiento con belimumab por vía subcutánea ofrece una nueva oportunidad a pacientes con LES pues se trata de una terapia biológica que puede ser administrada en sus propios hogares. Este nuevo análisis subraya la importancia de los resultados obtenidos en el estudio de 2011 y confirma la eficacia del belimumab en un subgrupo de pacientes que muestran una respuesta inmunológica más intensa.