Estos colectivos defienden que la lucha contra la osteoporosis, una condición médica que afecta a 3 millones de personas solo en España, puede abordarse también desde la atención sanitaria más básica; atendiendo a factores como la dieta, el consumo de alcohol y tabaco, o la práctica de ejercicio físico.

En este sentido, la responsabilidad de los médicos de familia pasa por fomentar la ingesta adecuada de calcio y vitamina D entre sus pacientes, ya que, según datos de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española (ENIDE), entre un 20 y un 30% de la población consume estas sustancias por debajo de la media recomendada.

“Es posible contribuir a la prevención de la osteoporosis prescribiendo una alimentación sana y equilibrada desde la juventud, fomentando la práctica de ejercicio físico moderado y acudiendo al médico con regularidad para que evalúen las consecuencias de la edad en los huesos”, resume el director médico de la compañía biomédica Pfizer, Juan Álvarez.

“Los huesos nos acompañan durante toda la vida, pero con la edad se vuelven frágiles; es como si fueran tiza, parece compacta, pero se rompe fácilmente”, ejemplifica el experto sobre una enfermedad ósea que causa más de 25.000 fracturas cada año y provoca desde reducción de peso, hasta disminución de la estatura, encorvamiento de la columna vertebral y abombamiento del vientre.

Este cambio físico “impacta psicológicamente en el paciente y puede provocar sentimientos de indefensión, baja autoestima, desamparo y miedo”, recuerda Álvarez. Pero, además del evidente coste emocional, la osteoporosis también ha provocado en las últimas décadas un importante coste socioeconómico.

La Fundación Internacional de la Osteoporosis estimó en 2012 que esta enfermedad reumatológica conlleva un gasto directo de más de 126 millones de euros, mientras los costes asociados, tales como el ingreso hospitalario, elevan la cifra a los 420 millones. Por todo ello, es necesario “trabajar por un mundo más sano”, dice el representante de Pfizer; “cuidar de los huesos de nuestras madres, hermanas e hijas es una cuestión de todos”.