Enseñar a jóvenes con enfermedades reumáticas a tener una dieta saludable es el objetivo básico de Reuma Chef, una actividad organizada por la Sociedad Española de Reumatología (SER), a través de su fundación. Participó una veintena de adolescentes de entre 15 y 17 años, junto al cocinero Ramón Freixa, que cuenta con 2 estrellas Michelin.

“Es fundamental que los jóvenes aprendan a mantener una dieta equilibrada y saludable”, ha señalado en un comunicado Juan Carlos López Robledillo, reumatólogo del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús y coordinador de Reuma Chef; en la actividad también participaron la psicóloga Leticia León y la reumatóloga Monserrat Romera.

“Desde nuestra sociedad científica trabajamos activamente para fomentar la mejora en la atención a pacientes reumáticos durante la transición de la edad pediátrica a la del adulto”, ha apuntado Romera, responsable de la Comisión de Comunicación y Relación con el Paciente de la SER y reumatóloga en el Hospital Universitario de Bellvitge. Para la especialista, los pacientes tienen un papel fundamental en el manejo de la enfermedad.

“El adolescente, en ocasiones, presenta una actitud desafiante, llegando tarde a las consultas, perdiendo citas, no siguiendo las pautas recomendadas, etcétera, porque tiene unas prioridades diferentes a las de sus cuidadores”, ha explicado la experta, según la cual a veces el joven identifica al médico como “un padre adicional del que debe separarse para buscar su propia independencia”.  

Ante esa realidad, ha dicho, “es necesario fomentar la relación médico-paciente y abordar todos los temas relacionados con la salud, como la importancia de las vacunas, del ejercicio físico, de la dieta y del manejo del peso corporal, así como evitar los hábitos tóxicos como el tabaquismo”. Asimismo, ha añadido, “es imprescindible darles información para que conozcan los tratamientos y sus posibles efectos secundarios”.

Un proceso

Para López Robledillo, “la atención a los pacientes con enfermedades reumáticas durante la transición a la vida adulta debe entenderse como un proceso continuado y planificado por un equipo multidisciplinar para abordar los aspectos médicos y psicosociales de los adolescentes en un periodo relevante de sus vidas”. El objetivo, en opinión del especialista, es satisfacer las necesidades de salud física y psíquica capacitando a estos pacientes para afrontar con madurez e independencia su enfermedad como adultos.

En ese sentido, no es posible concretar la edad óptima para empezar a abordar la transición, ya que depende de la maduración de cada paciente; no obstante, el proceso puede empezar a los 15-16 años. “En la actualidad, existen muy pocas unidades de transición para enfermos reumáticos en nuestro país; no obstante, en nuestras consultas deberíamos aplicar al atender a adolescentes los principios que las inspiran, para mejorar la asistencia a este grupo de edad”, ha concluido el coordinador de Reuma Chef.