Para llegar a esta conclusión, los investigadores contaron con la ayuda de 34 voluntarios mayores de 65, todos ellos de sexo masculino. Los sujetos fueron instruidos para realizar una serie de ejercicios diarios de salto sobre una sola pierna incorporando diferentes movimientos multidireccionales.

Dichos movimientos se diseñaron para distribuir la variación de tensiones y deformaciones a lo largo del fémur proximal. Tras un año de ejercicio, se examinó la densidad ósea mediante tomografías computarizadas y novedosas técnicas de mapeo de hueso desarrolladas en la University of Cambridge.

Los científicos hallaron que la densidad ósea de la pierna que había realizado los saltos había mejorado en comparación con la pierna de control. Tras un año de ejercicios, algunas zonas del hueso habían aumentado su masa hasta en un 7%, entre ellas, las áreas más finas y susceptibles de fractura.

“En términos porcentuales, las mejoras que hemos visto en estos hombres sanos después de un año de saltos se comparan favorablemente con la ganancia ósea inducida por medicamentos para la osteoporosis en mujeres con caderas frágiles”, señala el reumatólogo Ken Poole, responsable de los análisis de mapeo.

“El estudio ha mostrado que el ejercicio regular puede ayudar a contrarrestar los efectos del envejecimiento en el hueso”, resume Sarah Allison, directora de la investigación e investigadora del National Centre for Sport and Exercise Medicine (NCSEM).

“Las fracturas de cadera son un importante problema de salud pública que afecta a unos 3 millones de personas en Reino Unido”, resume “Los afectados sufren dolor, pérdida de movilidad e independencia, y un mayor riesgo de muerte; por no hablar de los altos costos económicos y sociales que conlleva la patología”, explica.

“Por eso queríamos probar una forma de ejercicio que es a la vez fácil y rápida para que la gente pueda practicar en sus casas”, justifica la investigadora. Por su parte, Katherine Brooke-Wavell, autora principal, destaca la importancia de “construir la rutina de ejercicios de forma gradual y con cuidado, ya que, en estas personas con huesos frágiles, una caída podría suponer una fractura”.