La sarcopenia, una patología asociada al envejecimiento, produce una pérdida de la masa muscular, y, por consiguiente, debilidad muscular, limitando la movilidad de la persona, e incrementando el riesgo de caídas, fracturas y la fragilidad.

Según informa MedPageToday, el objetivo de la Foundation for the National Institutes of Health es establecer los puntos clave y los criterios para el desarrollo de guías clínicas.

SARC-F permite evaluar la fuerza muscular a través de un sistema de evaluación y puntuación en el que los pacientes registran su habilidad en 5 parámetros: fuerza, capacidad para caminar, levantarse de una silla, subir unas escaleras y frecuencia de caídas. Para cada componente, los pacientes son evaluados con 0,1, o 2 puntos (0 representa ninguna dificultad, 1 supone alguna dificultad y 2 mucha dificultad o incapacidad).

La puntuación total va de 0 a 10 y los pacientes que registran 4 puntos o menos padecen sarcopenia. La herramienta SARC-F se ha desarrollado como alternativa a las pruebas de imagen y los test físicos que se utilizan habitualmente para medir la fuerza muscular. “El problema de estos métodos de diagnóstico es que requieren medir la masa corporal, la velocidad al caminar, y la mayoría de los médicos no lo hacen”, ha asegurado John E. Morley, director del Departamento de Geriatría y Endocrinología de la Saint Louis University. “Sin embargo, SARC-F permite un screening rápido y sencillo que además ha demostrado ser una buena forma de detectar de forma temprana el riesgo de padecer sarcopenia”, ha añadido.