La práctica de Tai-chi mejora los síntomas de la fibromialgia al mismo nivel que lo hace el ejercicio aeróbico, según un estudio de la división de Reumatología del Centro Médico de la Universidad de Tufts y la Escuela Universitaria Brown de Salud Pública. El ensayo prospectivo aleatorizado incluyó 226 adultos con fibromialgia, de los cuales 151 practicaron Tai-chi y 75 realizaron deporte aeróbico supervisado.

Los investigadores diseñaron 5 grupos: ejercicio aeróbico durante 24 semanas 2 veces a la semana y Tai-chi 12 o 24 semanas (una o 2 veces). En todo caso, los investigadores trabajaron vía telefónica y presencial para fomentar la adherencia del paciente a su respectivo tratamiento. Al finalizar el periodo, las puntuaciones del cuestionario revisado de impacto de la fibromialgia (FIQR) habían mejorado en todos los grupos.

En los grupos combinados de 24 semanas (tanto una como 2 veces por semana) la mejora en Tai-chi era estadísticamente significativa en comparación con el grupo de ejercicio; sin embargo, el tratamiento con Tai-chi comparado con el ejercicio aeróbico administrado con la misma intensidad y duración (24 semanas, 2 veces por semana) tuvo un mayor beneficio. Al comparara los grupos de Tai-chi entre sí, la efectividad era mayor en las 24 semanas en comparación con las 12, pero no significativas al comparar una o 2 veces semanales.

Chenchen Wang y su equipo observaron que el grupo de Tai-chi, era más constante en la asistencia a los entrenamientos que el de ejercicio y tuvieron en cuenta como resultados secundarios los factores de ansiedad, depresión, autoeficacia, estrategias de afrontamiento, desempeño funcional físico, limitación funcional, sueño y calidad de vida relacionada con la salud. No encontraron eventos adversos graves relacionados con las intervenciones.