La Comisión de Deontología del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Madrid (ICOMEM) está en peligro de adquirir un “aura casposa” que sus miembros se han propuesto sacudir. “Queremos cambiar la idea de la deontología como algo rancio y antiguo porque, en realidad, está muy viva y continuamente presente en el día a día del médico”, defiende el doctor Benjamín Herreros, internista y miembro de la comisión quien, con este propósito, ha organizado el V Seminario Sobre Medicina y Cine; el primero centrado en la deontología.

“Tenemos un colegio histórico, pero hay que seguir avanzando en la historia y llevarlo hasta el siglo XXI”, aseguró el presidente del ICOMEM, Miguel Ángel Sánchez Chillón, durante la presentación del evento, al que acudió MedLab.email. Para ello, el médico de familia considera necesario fomentar la participación y, en este sentido, quizás el medio más adecuado sea el cine, apunta Herreros.

“Cuando se apagan las luces de la sala, nos olvidamos de nosotros mismos y nos ponemos en lugar del otro”, recuerda el internista, “el cine es el arte que toca más emociones en cuanto a intensidad y variabilidad: desde la música, a la imagen o la palabra; por eso podemos aprovechar este magnetismo para hablar de deontología”. Además, reflexiona el experto, “el cine tiene un efecto disparo: el 2014 fue el año en el que más se habló de eutanasia; también fue el año en que se estrenó Mar adentro”. Entre marzo y diciembre, ICOMEM exhibirá y debatirá sobre una decena de películas; cada una relacionada con un capítulo del Código de Deontología:

  1. Introducción a la deontología: Del revés (Inside Out).
  2. Relación médico-paciente: Mi vida sin mí.
  3. Calidad de la atención médica: Efectos secundarios.
  4. Secreto profesional: La red.
  5. Objeción de conciencia: Las normas de la casa de la sidra.
  6. Atención médica al final de la vida: Truman.
  7. Relaciones profesionales: Al cruzar el límite.
  8. Trasplante de órganos: John Q.
  9. Reproducción humana: Juno.
  10. Tortura y vejación: Alguien voló sobre el nido del cuco.

Plantean “sacar” la comisión del ICOMEM

Entre los invitados al evento se encontraba también el presidente de la Comisión de Deontología, Andrés Bedate, quien aprovechó la ocasión para anunciar, como “una de sus grandes obsesiones”, la voluntad de sacar a la Comisión de Deontología “fuera” del Colegio de Médicos. “Si no hacemos de ella una entidad abierta, morirá”, defiende el forense, “muchas veces, los problemas que resolvemos llegan solo a quienes están implicados en la denuncia, pero queremos que lleguen a todo el colectivo”.

Con este objetivo, Bedate ha anunciado la creación de mesas de trabajo. Cada 3 o 4 meses a partir del mes de junio, los profesionales de la Medicina tendrán oportunidad de reunirse para abordar algunos de los temas deontológicos de mayor actualidad y que más repiten en la comisión, como los relacionados con partes de lesiones, consentimientos informados, partes de lesiones, violencia de género o violación.

Tal como ha anunciado el presidente, estos “puntos de observatorio” también abordarán temáticas de especial incidencia en la sociedad, desde la vacunación y la medicina alternativa, hasta la gestación subrogada. Según datos ofrecidos durante el evento, cada año la comisión atiende más de 300 casos deontológicos y suspende o sancionaa unso 50 médicos. “Si conseguimos reducir estas cifras, habremos hecho una gran labor en favor del colectivo”, afirma Herreros. “La idea es elaborar documentos guía y mantener un médico de la comisión al frente de cada mesa”, explica Bedate. “Es difícil porque todos tienen, a parte, su propio trabajo, pero tenemos ganas, ilusión y un compromiso”.