La sanidad privada, "socio imprescindible" de la pública según Ruiz Escudero.

La sanidad privada es un “socio imprescindible” de la pública, según el consejero de Sanidad madrileño, Enrique Ruiz Escudero. Así lo ha asegurado en los Desayunos Informativos de Executive Forum, organizados junto a Abbott. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, lo ha acompañado en el acto, junto a otros miembros de la asamblea regional.

“Estoy convencido de que sanidad pública y privada no son ámbitos antagónicos, sino complementarios”, ha destacado el consejero.

Para Ruiz Escudero, la “sanidad privada debe continuar siendo un socio imprescindible de la pública” para el sostenimiento del sistema. En ese sentido, ha asegurado que esa colaboración mejora la accesibilidad de la ciudadanía a la atención sanitaria. “Cualquier Administración Pública debe mantener una relación estable y flexible con el sector privado”, ha subrayado.

Satisfacción en la sanidad privada

En esa línea, el consejero ha recalcado que el modelo de colaboración entre la sanidad privada y la pública funciona. Al hilo, ha afirmado que la satisfacción de los pacientes de los hospitales públicos de gestión privada que existen en Madrid es la misma que la de los centros totalmente públicos. Los resultados, ha dicho, también son los mismos, por lo que su apuesta es mantener la colaboración.

“Estamos cómodos, está funcionando”, ha destacado Ruiz Escudero sobre el modelo de colaboración de sanidad privada y pública.

Por otra parte, ha planteado la reforma de la financiación del sistema sanitario como unos de los retos que hay que afrontar. “Es evidente que el éxito de la Medicina y su correspondiente coste económico es parte de la misma vulnerabilidad de los sistemas sanitarios públicos”, ha asegurado el consejero. En su opinión, “es preciso avanzar en la definición de un nuevo modelo” de financiación. Este debe tener en cuenta “las características de cada sistema sanitario”.

Asimismo, Ruiz Escudero ha reivindicado un cambio de la política farmacéutica que potencie el uso racional de los medicamentos. “Debemos llevar a cabo la revisión de protocolos terapéuticos para evitar prescripciones que no estén justificadas”, ha afirmado. En ese sentido, ha mencionado los fármacos de alto impacto. Por ejemplo, ha señalado que las terapias CAR-T tienen un coste de “medio millón de euros” por paciente.

Déficit de profesionales

Otro de los retos de la sanidad española en general y madrileña en particular es el déficit de profesionales. “Considero fundamental abordar cuanto antes el problema”, ha apuntado el consejero, quien ha destacado las dificultades existentes en Atención Primaria. “Existen inconvenientes para poder cubrir la demanda actual de pediatras en Atención Primaria en todo el Sistema Nacional de Salud”, ha insistido.

“Hay que hacer las plazas más atractivas para los profesionales”, ha reconocido Ruiz Escudero.

“Las decisiones hay que tomarlas a corto, medio y largo plazo”, ha apuntado el político, que ha recordado que el 30% de los especialistas se jubilará en los próximos 10 años. Por eso, ha reclamado un trabajo conjunto entre comunidades y ministerio para hacer una radiografía de la situación y buscar soluciones. “Nuestro principal activo son las personas, los profesionales”, ha subrayado.

Podólogos en la sanidad pública

En el acto, el consejero ha anunciado la puesta en marcha de un proyecto piloto para incorporar podólogos en la sanidad pública madrileña. “Vamos a evaluar cómo son los resultados y tratar de ir incorporando otras profesiones”, ha aclarado Ruiz Escudero, que también ha informado del inicio de las obras de ampliación de las urgencias del Hospital de Fuenlabrada, que pasarán a ser “las más grandes de Madrid”.

Por otro lado, ha apostado por transformar la asistencia en una “sanidad líquida”. Esta debe caracterizarse por unas “infraestructuras sin paredes, para que la atención sea más ágil y adaptada a las necesidades del paciente”. Eso incluye telemedicina, hospitalización domiciliaria o cirugía mayor ambulatoria. También abogó por invertir en investigación y en las últimas tecnologías.

“La Medicina está viviendo los inicios de una revolución tecnológica sin precedentes”, ha asegurado, por su parte, el presidente de Abbott, Luis García Bahamonte, durante la introducción al discurso del consejero. “El sistema va a tener que cambiar de forma acelerada”, ha añadido. César Chiva de Agustín, director de Executive Forum, ha sido el encargado de moderar el acto.