Extremar la vigilancia es una de las claves para prevenir los ahogamientos en verano, ha recordado el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que ha lanzado una serie de recomendaciones para recordar a los ciudadanos que los ahogamientos se pueden prevenir. Tal y como detalla en una nota de prensa, es imprescindible extremar las precauciones para evitar los ahogamientos y lesiones graves en medios acuáticos.

Según señala, la llegada del verano permite disfrutar del ocio en el agua, lo cual hace que aumente el riesgo de ahogamientos y de otras lesiones graves como los traumatismos craneoencefálicos y las lesiones medulares. Sanidad recuerda que una de las claves para prevenir los ahogamientos es la vigilancia. En este sentido, afirma que la vigilancia de los menores es responsabilidad de sus padres, no del socorrista.

Los niños deben estar vigilados en todo momento cuando estén en el agua o jugando cerca de ella, destaca. Esta responsabilidad no debe delegarse en un niño más mayor, añade. En caso de que el niño no sepa nadar o no lo haga adecuadamente, el ministerio recomienda utilizar un chaleco salvavidas para bañarse. Sanidad recuerda que los flotadores hinchables no son recomendables.

Otra de las claves para prevenir los ahogamientos, en el caso de encontrarse en la playa, es respetar el significado de las banderas. Asimismo, considera importante bañarse en playas con vigilancia y respetar siempre las indicaciones de los socorristas. Por otro lado, el Ministerio de Sanidad recuerda a los ciudadanos que no deben bañarse en zonas dónde prohibido.

Cuando se trate de personas mayores, las claves para prevenir el ahogamiento difundidas por el ministerio aseguran que estas deben bañarse siempre acompañadas, especialmente si padecen algún problema de salud. El baño nocturno, continúa Sanidad, es muy peligroso puesto que, si ocurriera algo, nadie podría verlo.

458 fallecidos por lesiones graves

Desde Sanidad recuerdan que tirarse de cabeza desde una gran altura, en lugares de poca profundidad o sin conocer si existe algún obstáculo en el fondo puede provocar lesiones muy graves. El ministerio recuerda que si se está cansado o se siente frío lo mejor es salir del agua cuanto antes.

Tal y como indica el ministerio, en 2016 fallecieron en España 458 personas a consecuencia de lesiones graves ocurridas en el medio acuático. Según el INE (Instituto Nacional de Estadística), la causa principal de fallecimiento fueron los ahogamientos por sumersión accidental, 439 de los 458 casos, 9 más que en 2015.

Teniendo en cuenta el medio físico, 23 personas fallecieron en una piscina, 4 de ellos por una caída y posterior ahogamiento en ella.  5 de los fallecidos en una piscina eran niños menores de 10 años. En aguas naturales (playas, ríos, pantanos, etc.,) fueron 173 personas las que fallecieron por ahogamiento (141 hombres y 32 mujeres).