Una encuesta realizada por la OMC en 2015 sobre la situación del médico de Atención Primaria revela datos muy significativos. Participaron alrededor de 4.500 médicos de Atención Primaria y se calculó que más del 40% pasaban más de 40 consultas al día. También se observó que aproximadamente el 11% reciben más de 50 pacientes diarios.

La OMC propone como solución que se invierta una suma de 50 millones de euros para la contratación de médicos de Atención Primaria. Sin embargo, si los estándares de calidad dictan que cada médico no pase más de 30 consultas diarias, esta inversión no parece ser suficiente para que el problema se resuelva.

Según Antonio Burgueño, el problema reside en un sistema que no ha evolucionado. Defiende que es un sistema que no puede compararse a ningún sistema utilizado en el mundo y que no es razonable. Propone un sistema liberal en el que el médico no sea un funcionario y argumenta que seguir con este sistema es una aberración. Que la OMC no se preocupe por cambiar el modelo es otra de las críticas del médico.

Con un presupuesto de 1.200 euros por persona al año, cifra que nos coloca en los últimos puestos de Europa, el sistema y su evolución fluctúan. Burgueño confirma que ningún partido actual o emergente se ha dispuesto a cambiar esto y que el sistema sobrevive y se libera de parte de sus cargas por el copago de 9 millones de personas que utilizan la sanidad privada.