El representante de la OMC se ha reunido con su homólogo de la Oficina Regional para Centroamérica y Caribe de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC-ROPAN), Amado Philip de Andrés, para solicitar la colaboración de todos los médicos latinoiberoamericanos. La Fundación para la Cooperación Internacional (FCOMCI) también asistió al acto.

“Se trata de estrechar el compromiso que hemos asumido en la defensa de los derechos humanos, y en concreto contra la trata de personas y el tráfico ilegal de órganos humanos”, especifica Sendín en un comunicado de prensa. En este sentido, considera, “es posible buscar compromisos y encontrar fórmulas más efectivas frente a una situación cada vez más dramática como es la fractura entre los mundos de los pobres y el de los ricos”.

El presidente de la OMC considera, así mismo, que los médicos españoles “tienen mucho que decir y hacer sobre este tema”. A su juicio, “debe aumentar su sensibilidad frente a este problema en todas sus variantes”, para lo cual es necesario “concienciar a la sociedad, los gobernantes y los profesionales de la salud sobre esta lacra, cada vez más frecuente en todo el mundo”.

No obstante, estas buenas intenciones se ven, en muchas ocasiones, frenadas por la carencia de herramientas “necesarias y eficaces”, denuncia. “Las acciones actuales son muy importantes, pero no suficientes, se requieren medidas eficaces basadas en la ciencia como es el caso del DNA-ProKids, un programa español de identidad genética de niños en adopción, perteneciente a la Universidad de Granada”.

Por su parte, el representante de UNODC-ROPAN ha recordado que “el objetivo de cara a la nueva reunión -que se celebrará en mayo de 2017 en Viena- es presentar una resolución al Consejo Económico y Social de Naciones Unidas (ECOSOC), en el que se incluya el proyecto DNA-ProKids, para que sea utilizada como iniciativa piloto, dado que se trata de una herramienta que va resultar de gran ayuda en los próximos años”.