El Ministerio de Sanidad de la República Democrática del Congo ha hecho públicas las últimas actualizaciones oficiales sobre el brote de ébola declarado recientemente en la zona nororiental del país. Los datos más recientes hablan de 20 muertes por ébola confirmadas aunque el número de fallecidos, incluyendo casos probables aún sin confirmar, ascendería a 47. Se han cuantificado 87 posibles contagiados por ébola (60 positivos), 2 de los cuales se encuentran justo en la frontera con Ruanda.

Los pacientes, posiblemente contagiados de ébola, se encuentran en Goma, una de las principales ciudades fronterizas de la zona oriental de Congo. El rápido aumento de casos confirmados, así como el registro pacientes sanos en contacto con la enfermedad (más de 2.000) ha llevado al ministerio congoleño a plantearse el despliegue de un segundo centro médico. El primero, con capacidad para 50 camas, se abrió en el área de Mangina, la más afectada por el brote de ébola.

Tras su reciente visita a los equipos médicos de esta zona, el ministro de Sanidad de Congo, Oly Ilunga, ha admitido que “hay mucho trabajo por hacer en términos de seguimiento”. En este sentido, Ilunga ha transmitido la voluntad del ministerio de “continuar las investigaciones y la búsqueda activa de casos de ébola, y preparar el terreno para los equipos de vacunación”, según recoge la agencia EFE. El proceso de inmunización seguirá la misma estrategia “en anillo” llevada a cabo durante el último brote ébola; una cadena de vacunación que implicará a:

  1. Personal sanitario.
  2. Personas en contacto con casos confirmados.
  3. Personas cercanas a sujetos en contacto con pacientes.

3.000 dosis de una vacuna experimental

La inmunización se llevará a cabo con la vacuna experimental rVSV-EBOV, desarrollada en Canadá. El antídoto, aún sin licencia, fue utilizado durante el brote de ébola en Guinea Conakry, entre 2014 y 2015, así como en el brote de la región congoleña de Equateur, erradicado oficialmente hace algo más de una semana. Las autoridades han descartado cualquier relación entre las infecciones actuales y las de Equateur, ya que se trata de diferentes cepas de ébola.

Fuentes oficiales cifran en 316 el número de personas ya vacunadas con rVSV-EBOV en Congo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen unas 3.000 dosis de la vacuna de las que el país "podría disponer con relativa facilidad en caso de que fuera necesario”. Más allá de la vacunación, el ministerio se ha marcado como objetivo “detectar y aislar” todos los posibles casos para contener la expansión de ébola, una meta especialmente difícil teniendo en cuenta la dificultad de localización en algunas zonas de conflicto.

Se desconoce el alcance real del brote

El permanente conflicto cruzado entre guerrillas congoleñas, ruandesas y ugandesas, tropas gubernamentales, fuerzas armadas de la ONU y más de un centenar de pequeños grupos armados genera “zonas rojas” de acceso casi imposible. Esta situación dificulta en extremo el trabajo epidemiológico, hasta el punto de imposibilitar la definición del alcance real del brote. “Hay varios focos activos y varias cadenas de transmisión no identificadas”, admite la OMS, de manera que “se esperan más casos de ébola”.