La imagen por resonancia magnética (MRI) simultánea a la tomografía por emisión de positrones (PET) es un método adecuado para identificar fuentes específicas de dolor y movilidad reducida en pacientes con ciática crónica, según un estudio de los departamentos de Radiología y Ortopedia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Standford.

Para llegar a esta conclusión, el autor principal del estudio, Sandip Biswal, y su equipo realizaron pruebas PET/MRI con fluorodesoxiglucosa (18F-FDG) en 9 pacientes sintomáticos y 5 voluntarios son ciática. Los investigadores registraron un aumento significativo de la captación de FDG en los puntos de dolor de los sujetos con ciática.

Tal como afirma el texto, publicado en el Journal of Nuclear Medicine, la actividad de captación de FDG también se asoció a causas no espinales, tales como degeneración de la articulación facetaria o neuromas adyacentes a cicatrices. Los resultados, dice Biswal, “demuestran la viabilidad de la 18F-FDG PET/MRI para diagnosticar los generadores de dolor en la ciática crónica, y revelar posibles etiologías”.