Determinados factores (multimorbilidad, polifarmacia, fragilidad y deterioro cognitivo) pueden aumentar la probabilidad de que aparezca el delirium tras una fractura de cadera, asegura la Semeg. En su opinión la valoración geriátrica integral puede ser una herramienta para prevenirlo.

La Semeg se basa en los resultados de una revisión sistemática y metaanálisis de ensayos controlados y aleatorizados que evalúa la eficacia de la valoración geriátrica integral en la incidencia del delirium tras una fractura de cadera. En total se analizaron 4 estudios que incluían a 973 pacientes, 2 de los cuales se habían realizado en la planta de geriatría y 2 en traumatología.

Con respecto a la gravedad y severidad del delirium, los investigadores no encontraron diferencias significativas. Sin embargo, sí confirmaron la reducción del delirium tras la fractura de cadera cuando se trataba de forma integral por un equipo de traumatólogos y geriatras. La revisión concluye que una valoración integral realizada por un equipo de geriatría en el paciente hospitalizado por fractura de cadera reduce la incidencia de delirium.