El implante, denominado Akysys Prava, está diseñado para mantener abierta la arteria grande en el muslo y restablecer el flujo sanguíneo a la pierna. Después es absorbido por el cuerpo y, a diferencia de los implantes metálicos, no deja ningún resto metálico. La empresa indica que el sistema aprovecha la tecnología biorresorbible diseñada por la corporación Elixir Medical, socio del gigante farmacéutico.

Los últimos ensayos clínicos se han llevado a cabo en pacientes que presentaban aterosclerosis sintomática en la arteria periférica. La empresa explica que los puntos positivos de las pruebas han sido la ausencia de muerte perioperatoria a los 30 días, la ausencia de síntomas adversos en las extremidades y la permeabilidad primaria definida como la ausencia de reestenosis, que es la reducción del diámetro de 50%.

Akesys Medical se ha asociado con Elixir Medical para llevar a cabo el desarrollo de este dispositivo. En el proyecto han trabajo varios expertos de Estados Unidos, Bélgica y Alemania. La compañía apunta que esta investigación es un "hito en la búsqueda de terapias innovadoras para tratar a los pacientes a través de los avances tecnológicos”.

Por el momento, el implante será comercializado en Estados Unidos. Según los Institutos Nacionales de Salud de este país. 1 de cada 20 habitantes mayores de 50 años tiene una enfermedad arterial periférica, una condición que aumenta el riesgo de ataque al corazón, derrame cerebral, amputación de miembros y muerte. Se estima que más de 10 millones de personas en todo el mundo padecen algún tipo de patología que afecta a esta arteria.