Según estiman los investigadores en una nota de prensa de la universidad, más de la mitad de los adultos, a nivel mundial, experimentarán algún dolor de espalda a lo largo de su vida. Solo en Estados Unidos esta dolencia equivale a un coste de 30 mil millones de dólares en gastos médicos y más de 100 mil millones anuales en pérdida de productividad.

A este problema, los autores añaden el peligro de comprar productos ortopédicos en negocios no especializados. “Muchas veces tratan de sacar provecho de un enorme problema social con dispositivos que no funcionan o no han sido probados”, denuncia el coautor de la prenda inteligente, Aaron Yang, especialista en el tratamiento no quirúrgico de la espalda y cuello.

“Muchos profesionales, incluidos los propios médicos, deben pasar largas jornadas de pie o inclinarse continuamente”, dice Yang. “Aunque el chaleco no está diseñado para tratar lesiones ya existentes, sí puede ayudar a prevenir el dolor de espalda mediante la descarga de la fatiga muscular”.

La prenda inteligente cuenta con 2 secciones de tela de nailon, licra y poliéster ajustadas al pecho y las piernas del paciente, unidas 2 piezas de goma natural sobre los glúteos y correas entrecruzadas en la espalda. La tensión de estas cintas se activa con un doble toque del usuario sobre la prenda inteligente. “De esta manera pueden usarlo cuando lo necesiten y, con otro doble toque, desactivarlo para sentarse”, explica el ingeniero Karl Zelik, autor principal del trabajo.

Zelik y su equipo probaron la prenda inteligente en 8 sujetos, instruidos para levantar pesos de entre 25 y 55 libras mientras mantenían su posición a 30, 60 y 90 grados. Mediante sistemas de captura del movimiento y electromiografías, los autores comprobaron que, gracias a la prenda inteligente, la tensión soportada por los músculos extensores de la espalda se reducía entre un 15 y un 45% en cada tarea.

El siguiente paso, según cuenta Zelik, sería incluir en la parte baja del chaleco un sensor de estrés muscular, de manera que la prenda inteligente monitorice el riesgo de lesión y avise al paciente de cuándo debe ser activada.