El grupo ha reunido en una nota de prensa las conclusiones de diversos estudios publicados en la Revista Clínica Española que ilustran la situación actual de la enfermedad. Estos datos alertan, por ejemplo, de que el 20% de quienes sufren una fractura de cadera, fallecerá pasado un año desde la lesión. Entre aquellos que sobrevivan, un 40% sufrirá problemas para caminar y un 59% requerirá de algún tipo de asistencia.

Otros datos epidemiológicos señalan que una primera fractura se asocia con un 86% más de riesgo de sufrir una nueva lesión traumatológica en cualquier parte del cuerpo y que, esta segunda fractura, se produce entre los 6 y 8 meses siguientes a la primera. En España, 3 millones de personas –4 de cada 10 mujeres y uno de cada 10 hombres mayores de 70 años- tienen osteoporosis, lo que supone que una de cada 6 mujeres y uno de cada 10 sufre una fractura derivada de la patología.

Todo ello, señala el grupo en una nota de prensa, conlleva una serie de problemas, desde el elevado coste socioeconómico hasta la merma de la calidad de vida del fracturado. De hecho, la incidencia de las fracturas osteoporóticas es más alta que la suma de casos de infarto, cáncer de mama y embolia juntos y conlleva mayor carga de recursos hospitalarios en comparación con el ictus, la diabetes o los ataques cardiacos.

Entre todos los tipos de fracturas por osteoporosis, la de cadera constituye especialmente un grave problema de salud pública. “La osteoporosis causa en España alrededor de 36.000 fracturas de cadera al año”, especifica el doctor Josep Blanch, presidente de la SEIOMM, por lo que “la prevención juega un papel fundamental, desde la identificación de los pacientes con alto riesgo hasta la adecuada adherencia al tratamiento”.

Si la fractura ya se ha producido “debe iniciarse el tratamiento para reducir, entre un 50 y un 70%, nuevas lesiones”, señala Blanch, aunque, según las investigaciones que cita, solo el 26% de los pacientes recibe tratamiento farmacológico tras el alta hospitalaria. Frente a estas malas actitudes, expertos como Manuel Díaz-Curiel, presidente de FHOEMO o M.ª Antonia Robles Palacios, vicepresidenta de AECOSAR, defienden la importancia de las campañas de prevención.

Cada 3 segundos se produce una fractura osteoporótica en el mundo, lo que representa casi 9 millones de fracturas anuales por esta enfermedad”, señala Díaz-Curiel quien considera esencial que los profesionales de Atención Primaria puedan identificar a las personas con mayor riesgo. “Solo las campañas de concienciación nos permitirán realizar un diagnóstico precoz y un tratamiento eficaz de la misma”, sentencia.

“Está en nuestras manos cuidarnos para tener unos huesos fuertes”, secunda Palacios; “debemos conocer las herramientas para prevenir las fracturas por osteoporosis, hablar con nuestro médico, seguir sus consejos y, sobre todo, ser conscientes de la importancia de mantener ese tratamiento”, dice la presidenta. “La prevención, tanto de la enfermedad como de sus consecuencias, es una labor del día a día”.