La aplicación tópica de ácido tranexámico disminuye el sangrado y la necesidad de transfusión en la artroplastia total de cadera no cementada, según un estudio de los servicios de Traumatología del Hospital Universitario del Río Hortega y el Hospital Clínico Universitario de Valladolid. Según los resultados que publica la Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología, el uso del ácido tranexámico no implica mayores complicaciones ni varía el tiempo de estancia media.

Para llegar a esta conclusión, el autor principal del texto, Fernando Tavares, y su equipo realizaron un estudio prospectivo, aleatorizado, controlado y doble ciego que incluyó a los 119 pacientes intervenidos de artroplastia total de cadera no cementada entre junio de 2014 y julio de 2015. El grupo tratado con ácido tranexámico presentó un menor descenso de hemoglobina tras artroplastia en comparación con el grupo de control (3,28±1,13g/dL versus 4,03±1,27g/dL).

Lo mismo ocurrió en cuanto al volumen de sangre perdida, que se estimó mediante la fórmula de Nadler y Good y resultó ser de 1.216,75±410,46mL para el grupo del ácido tranexámico y de 1.542,12±498,97mL para el control. Según recoge el estudio, la diferencia entre pacientes trasfundidos fue del 19,3 al 35,9% según los grupos, mientras que el número de unidades de hematíes transfundidas por paciente fue menor en el grupo de ácido tranexámico, de 0,37±0,77 contra 0,98±1,77.