Estudios previos han determinado que existe entre un 10 y un 20% del total de fracturas óseas que no completan su unión, ocasionando aumento de gastos sanitarios, hospitalización prolongada y morbilidad. Hasta el momento, entre los factores de riesgo únicamente se tenían en cuenta las infecciones, malnutrición, mala vascularización o fijaciones deficientes entre otros, excluyendo los factores sistémicos que ahora se valoran.

El estudio, llevado a cabo por Cuicui Wang, Jason A. Inzana y otros investigadores del Centro de Investigación Musculoesquelética de la Universidad de Rochester (Nueva York), consistió en un modelo de fractura en cepas de ratón. Los animales, entre 8 y 10 semanas de edad, fueron sometidos a una cirugía de rotura.

Los investigadores bloquearon la cascada de señalización de la Notch mediante la eliminación de la proteína de unión de recombinación para la región de inmunoglobulina kappa J (RBPjκ) en dos poblaciones distintas de ratones modificadas genéticamente. En una población, este bloqueo se realizó específicamente en osteoblastos y condrocitos, mientras que en la otra se realizó en BMSC. 

Posteriormente, en los ratones con fractura de tibia, los huesos fueron reposicionados sin fijación, mientras el modelo de fémur se estabilizó con una placa de titanio. Tras las intervenciones, los ratones fueron ubicados en jaulas diferenciadas y su evolución ósea se controló mediante rayos X y tomografías micro-computarizadas (CT).

El volumen de callos óseos se cuantificó entonces mediante softwares de análisis. Tras las pruebas de torsión biomecánica se procedió al examen de los tejidos de ratón mediante la tintura de las secciones de tibia y fémur, con el fin de diferenciar cartílago y osteoclastos en el callo de la fractura.

En los ratones en los que se había bloqueado la ruta Notch en BMSC, la fractura no se cerró correctamente, mientras que, en los que se bloqueó en condrocitos y oosteoblastos, a pesar del papel de estas células en la curación, el cierre se producía de forma similar al de los ratones de control.